Como imantar

En alguna ocasión habrás visto que cuando acercas un imán a un trozo de hierro, este se imanta y, temporalmente se convierte en un imán. El hierro, toda vez que se retira el imán, vuelve a su estado normal, o sea, se desimanta. Al acero le toma tiempo (esto ya se explicó un la lección 16) iamntarse, pero no perderá las propiedades magnéticas y se convertirá en un imán permanente. Existen varias formas de imantar un metal (imanes artificiales):

You may also like...